Nada más lejos de nuestras intenciones que convertir este blog en un espacio para la nostalgia noventista, pero cómo dejar pasar la fiebre mundial desatada por esta extraña invención (o más bien por el bombardeo mediático que la acompañó por un tiempito) en algún momento entre 1996 y 1997. De repente, la creación de Bandai (los mismos de, ups, ¡los Power Rangers!, que intuyo ocuparán una pronta entrega de S15M) desapareció de nuestras pantallas, diarios, conversaciones y toda otra forma de comunicación conocida. Dolina se preguntaba a dónde habían ido a parar los no sé cuántos millones de bolitas que habrían existido en la edad de oro del juego; S15M se pregunta: ¿a dónde están / que no se ven / los 40 millones de tamagotchis que se vendieron en dos años? De acuerdo con las instrucciones que acompañaban al Seamonkey de la generación electrónica, un “buen trabajo” era que el bicho (o el chip, pongamos, o las pilas, aunque suponemos que se podrían cambiar sin riesgo de muerte) sobreviviera entre 11 y 16 años, por lo que no sería exagerado calcular que un 10 % de ¿usuarios? ¿propietarios? ¿amos? lo haya logrado. Entonces: ¡estamos hablando de por lo menos 4 millones de tamagotchis adultos vivos, en este mismo momento! ¿Quién, quién, quién, ha visto uno?
Hay que aclarar, en rigor de verdad, que este antecesor de inusitada fealdad –aun para los parámetros japoneses, lo que es decir- de los Sims, nunca muere: vuelve, siempre según sus creadores, a su planeta natal. Sospechamos que ese planeta es el mismo del que provienen los comerciantes vivillos y los consumidores débiles de carácter.
Y por si no te sentiste lo suficientemente estafado con este recuerdo, enteráte de que se siguen consiguiendo nuevas versiones por unos twenty dollars, hay páginas dedicadas a su crianza, y hasta un himno tamagotchi. Así estamos.

8 comentarios

Anónimo dijo... @ 9:33 a.m.

Que taradez era esta "mascota virtual", además de amorfa (porque no se sabía que era). Si realmente alguien quiere jugar a un simulador de vida virtual le recomiendo la serie de Los Sims y sus expansiones, que ya va por su segunda generación.

Habría que hacer una encuesta: Ud. tuvo un tamagotchi?. Que hizo con el?. No olvidemos que Bandai los creó, pero hubo miles de copias piratas.

Anónimo dijo... @ 11:18 a.m.

Yo creo que cada persona lo ve diferente: unos dicen que es un trasto y otros que está bien .

Anónimo dijo... @ 12:06 p.m.

Dicen que la que tubo la idea fue una ama de casa japonesa...
Otro tema: a partir de hoy voy a empezar a firmar mis post!, no quiero ser otro anonimo mas!
Llevo mas de 10 comentarios echos en este adictivo blog!
Firma:
pablopaul

Jarrín dijo... @ 11:54 p.m.

Mi mamá no me lo compró, porque era muy caro y porque no servía para nada (además ya tenía una mascota real a la cual limpiarle la caca, darle de comer y beber), así que hace un año fui a un todo por 2$ y me compré uno por $5 o un poco más. Fui feliz hasta que...murió u.u
pd: chinos sucios! hacen una mierda que le tenes que limpiar la mierda y que se "vive" mueriendo.
pd2: sí...quizás me arrepiento de haberlo comprado

Anónimo dijo... @ 11:45 a.m.

Si mal no recuerdo, el "curro" no terminaba con la venta de la mascota virtual. Algún otro vivo inventó el "cementerio para tamagotchis". No me pregunten cómo funcionaba, dónde estaba y cuál era el distino final del artefacto... pero que existió, existio!!!
Y lo más triste... seguro que varios compraron sus parcelas, jajaja!!!

Anónimo dijo... @ 4:32 a.m.

que desperdicio de tecnología! se podía hacer un tetris de reloj con lo mismo, como esos que venden a $5 en el tren con juegos "99999999 in 1" y te haces algo más entretenido al menos!

alejandro dijo... @ 3:32 p.m.

yo todavia lo tengo tengo 13 años con el ase dias lo acabo de revivir...todavia sirvee jajajaja me va de diez.... se podra vender como un reliquia jajaja??

Anónimo dijo... @ 5:44 p.m.

yo quiero uno de los chulos, a la tienda que yo voy el tama es un pollo

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
Clicky Web Analytics