"Después que firmé con Topper todos empezaron a hacerme las preguntas de siempre, entonces me até mis botines y me escapé... me escapé, buscando un lugar en el mundo donde solo me hablen de fútbol y donde pueda hacer lo que más me gusta: jugar a la pelota. ¿Existirá ese lugar?", se terminaba preguntando un Claudio Paul Caniggia cansado del asedio periodístico y que decidía escapar alado (con alas hechas de "timbos") de una Bombonera que se partía al medio.
El Domingo 7 de julio de 1996 se estrenó durante la transmisión del partido por la eliminatorias Argentina-Perú, este afamado comercial.
Creado por la nefasta agencia Agulla & Baccetti, la misma que realizó el polémico penal de Rambert a Dios, "La llama que llama" y la campaña de la Alianza, fue dirigido por Pucho Mentasti, realizador de gran cantidad de publicidades y videoclips (entre ellos "Matador").
El comercial fue producido por La Brea (propiedad de Mentasti), filmado en el país en seis días (repartidos entre estudios y locaciones como el Parque Sarmiento y la cancha de Boca), y su posproducción tardó más de 200 horas para sus breves 48 segundos de duración, por los cuales el jugador se habría llevado 200 mil dólares.
Hay que recordar que por entonces, el Pájaro no estaba afirmado en Boca y si se hablaba de él, era más por las apariciones televisivas de su esposa, Mariana Nannis, que por su nivel futbolístico. Por esto mismo, al salir esta tanda contaba con gran actualidad: cani decidía escapar del acoso de la prensa y sus invasiones a la vida privada, para irse a un lugar en donde solo se hablara de su actividad: el fútbol.
Según Ramiro "piedra" Agulla, el comercial "Es un contramensaje contra todo ese sistema que pretende que los ídolos sean tomados como modelos", para agregar que "si al fútbol se lo despoja de todo lo superfluo queda lo esencial: el juego". Después de esta clase de ética, filosofía y, sobre todo chamuyo, parecía que no había nada más que agregar al tema pero Carlos Baccetti se anima a más y asegura que "la tortuga del final es una metáfora del acoso, representa a todo ese mundo de las cosas que no importan (las preguntas de siempre, según Cani)". A todo esto: ¿el quelonio no tiene nada que ver con la frase "se te escapó la tortuga" que patentara el Diego?.
En fin, la publicidad quedó en la memoria de muchos, Claudio Paul (el mito dice que al nacer fue anotado como Claudio Raúl, pero que se le borró la pata de la R) finalmente no fue convocado para el Mundial del 98 pero si al del 2002 (en el cual fue expulsado sin jugar un solo minuto) y se retiró del fútbol a los 38 años.
Para terminar, un increíble video homenaje (no sean impacientes y mírenlo entero que a partir del minuto 3 viene lo mejor...) de tal vez el mejor jugador que haya dado el fútbol argentino después de Diego Maradona. Lo cual, no es poco.

4 comentarios

pol dijo... @ 11:48 p.m.

El cani es lo más grande que hay!!!!
A propósito: esta muy bueno este blog, lo leo bastante seguido pero nunca había comentado, los voy a linkear en El show de las econciliaciones(?) cópense y que sea recíproco.

Salú

Mer dijo... @ 11:33 p.m.

Realmente me importa poco y nada Canniggia, pero quiero proponer un comentario de corte antropológico para el video: parece una cruza entre película de Kusturica y segundo cordón del conurbano italiano, con un Caniggia claramente abrumado por la excitación de sus adoradores. Vinci per noi!!

Anónimo dijo... @ 4:29 p.m.

La publicidad esta bien hecha, lastima la voz de la tortuga que es una grasada y lo caga todo.

Anónimo dijo... @ 10:56 a.m.

El Gigio...jajajaaaa saludos !!

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
Clicky Web Analytics