Este ciclo comenzó en junio de 2000 y según su conductor, Martín Souto, trataba de reflejar "la verdadera cultura, la del pueblo", intentando alejarse de lo "culturoso". Lo cierto es que intentaba ocuparse de la "cultura joven y alternativa", acercándose al rock, el cine, el teatro, la plástica y otros temas que consideraba de interés para los jóvenes. Pero ahí caía en el cliché de lo que es el "arte joven" y de cuales son los reales intereses de la juventud.
Emitido de Lunes a viernes a las 21 por Canal 7, contaba con la participación de Pablo González, Corina Tejedor y Esteban De Miguel. Además había con una banda estable presentada por Souto como "Darío y los Pérfidos", una "graciosísima" referencia al secretario de Cultura y Comunicación de la Nación que en ese momento era quien determinaba lo que salía al aire por el canal estatal.
Había secciones como "Dibuje Maestro" en la que un periodista deportivo debía demostrar su dominio de la pelota, encuestas en la calle, "Fuera de Internet" (se ocupaba de la cultura alternativa) y en cada emisión había una entrevista central (Ricardo Mollo y Alejandro Fabbri fueron algunos de los invitados).
Pero más allá de algunos desaciertos menores había un problema mayor. Souto junto a Pablo González eran los conductores de "El Aguante", emitido por el canal deportivo TyC Sports, e intentaron trasladar cierto espíritu de dicho ciclo a "De acá", todo en plena etapa de la "futbolización del rock". Entonces en "De acá" se repitió la fórmula y por ejemplo se dedicaban a cubrir la previa de recitales de rock y, de paso, colar algo de fútbol.
Hasta ahí podría decirse que no es algo tan malo, pero la cosa cambia si uno se pone a analizar el tema. Hoy en día casi podría decirse que todos se percataron de que "El Aguante" era violento, algo que parece que no percibieron mientras lo miraban durante años. "El Aguante" le dio entidad a la hinchada, puso al hincha como protagonista por sobre los jugadores y, entre otras cosas, fue la glorificación del barrabrava. EA se metió en el medio de la hinchada, confundiendo a todo lo que es el verdadero "aguante", mezclándolo siempre como un atributo positivo. Mostraba a chicos de unos pocos años repitiendo las canciones que cantaba la hinchada, tomando como "gracioso" que coreara "los vamos a matar" o "vamos de la cabeza, fumando porro y tomando alcohol". Aplaudía las ingeniosas puteadas, las frases racistas, xenófobas y discriminatorias, y reía con los creativos cánticos que invitaban a la violencia y el descontrol. En síntesis: más allá de las intenciones iniciales "El Aguante" fue promotor de violencia y por momentos no tuvo límites. Muchas veces mostraba a los barras bravas y no "a los verdaderos hinchas", tal como querían hacer creer. Tal vez por eso, aunque luego de varios años, TyC decidió sacarlo del aire a la vez que volvió al canal la campaña "basta de violencia" en la que casualmente (o no) se utilizan como ejemplos negativos muchas de las canciones de las hinchadas que en "El aguante" se glorificaban.
Volviendo a "De Acá", el programa duró poco, pero esa futbolización del rock sabemos que por lo menos en este país llegó a lamentables niveles.
Hoy Martín Souto condena la violencia en el fútbol desde "Paso a Paso" y "Líbero" pero se olvida que él mismo la incitaba, la justificaba y a veces la festejaba en "El Aguante". Tal vez haya madurado, o tal vez le cueste hacerse cargo del tema, quien sabe.
Mientras tanto, curiosamente Pablo González co conduce y Esteban de Miguel produce "Despertate … de una vez", el ciclo que se emite todas las mañanas por TyC Sports y es conducido por Gonzalo Bonadeo, quien fue uno de los pocos que públicamente condenó a "El Aguante" mientras estaba al aire. Y eso que él formaba parte del mismo canal.
Señores: el fútbol y el rock son dos pasiones grandes pero, tal vez, no deben ir de la mano. Solo Diego Capusotto sabe unirlos con gracia e inteligencia, ya sea a través del absurdo de adaptar para el futbol las canciones del rock (como en este video) o juntándolos en una transmisión deportiva (como en el video de abajo). A ver si entendemos: gracioso es cuando se hace en un programa cómico, no cuando se muestra en un ciclo que pretende reflejar la realidad.

8 comentarios

Anónimo dijo... @ 12:24 p.m.

Si bien desde sus comentarios Souto reniega de la violencia en paso a paso, en dicho programa colaboran con la violencia mostrando todo el tiempo conflictos, patadas, puteadas entre jugadores, de los plateístas a los técnicos y obviamente los cantitos de la hinchada puteando o burlandose de rivales, jugadores propios, arbitro y lo que sea. Por ahí ni se dan cuenta pero me parece muy mala leche.

César dijo... @ 12:58 a.m.

Muy buen post Gerónimo! y cuanta razón tenés! Promotor del descerebro y la violencia, reconozco que en un principio EA era interesante porque mostraban esos personajes pintorezcos que pululan por los estadios, pero después se les fué de las manos y se convirtió en una pasarela de tarados varios (que ostentaban su taradez y lo cuanto mas tarados podían ser "en nombre del club de sus amores) y de violentos "autojustificados".
"y... es una pasión" "es un sentimiento". La respuesta por default que daba cualquiera de los entrevistados. El programa promovió también a la bastardización de esas dos palabras convirtiéndolas en fonemas sin significado pero que todos debían decirlo sin razonamientos. La actitud de moverse en manada y el dale que va... claro, total está todo justificado porque "es un sentimiento, que no puedo paraaaaa...".

Anónimo dijo... @ 9:40 a.m.

eh locoooo aguante elaguante

Anisett dijo... @ 5:36 p.m.

yo admito que miraba el aguante, me gustaba verlo y no me di cuenta de lo violento que era hasta que me lo hicieron notar. nunca fui a la cancha y no me gusta el futbol.

descerebre, si.

Leandro dijo... @ 11:50 p.m.

En El Aguante, el notero de turno solia preguntarle a un hincha, supongamos de Boca, ¿Que haces si tu hijo es hincha de River? Respuesta del hincha: ¡lo ahogo en el Riachuelo!

Anónimo dijo... @ 4:01 a.m.

che muy bueno esto que escribis y la referencia que hacen en el primer comentario

Anónimo dijo... @ 1:37 p.m.

Cuanta verdad que decís en ese comentario y yo era uno de los tantos boludos que miraba EA sin darme cuenta de que incitaban a la violencia, dándole cabida a esos pseudohinchas que tanto mal le hacen al espectáculo.

Anónimo dijo... @ 2:15 p.m.

Martín Souto... tremenda lacra social. Malaleche y grasa. Desubicado como Michael Jackson en el festival del bombo.

Fantástico post. Lo digo de nuevo: Este blog es lo más grande que hay.

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
Clicky Web Analytics