Aunque se trata de alguien claramente no "soloquinceminutero", José de Zer merece su lugar y su homenaje en esta página. Una década después de su fallecimiento, un periodista que trabajó con él cuenta de "primera mano" algunas de las anécdotas e historias que convirtieron a de Zer en un grande. Disfrútenlo.

A diez años de su muerte, algunos lo recuerdan como el máximo cultor (o al menos el co fundador) del periodismo bizarro. Otros apenas tienen la referencia de sus notas sobre “cosas raras”, que podían ir desde ovnis en el Cerro Uritorco, gnomos, aparecidos y hasta un simpático joven que afirmaba haber sido violado por extraterrestres. Para algunos blogs es un punto de referencia sobre la “televisión basura” y – seguramente – para las nuevas generaciones es un perfecto desconocido, salvo por alguna mención de sus mayores.
Pero José de Zer fue, esencialmente, un gran periodista. Un tipo que de la nada, desde abajo, se fue formando para llegar a ser la estrella de un noticiero que marcaba ¡¡¡45 puntos de rating!!!.
Emparentado con familia de actores, no es de extrañar la vena histriónica de José. En esa simbiosis de arquetipos de porteño y judío, surge lo que algunos llamarían un “buscavidas” que trabajó de todo un poco, que hasta estuvo alistado en el ejercito israelí en la guerra de los 6 días y que recaló por amistades en el periodismo. Y nada menos que en la “cuna” del periodismo de los 70: la revista “Gente”, compartiendo mesas, redacciones y trasnochadas con tipos como Horacio de Dios, “Chiche” Gelblung, Santo Biasatti y Gerardo Sofovich.
El tipo tenía el humor, la picardía y ese don de saber “donde esta la noticia”, que solo le toca a algunos elegidos. Y su momento de gloria – casi 10 años – se inició cuando Horacio Larrosa asumió la gerencia de noticias de “Nuevediario” y le concedió asignaciones especiales a sus dos cronistas “mas reos”: al “Turco” Karam le toca la veta policial y allá va con la cámara a cubrir “en vivo y directo” tiroteos policial (algunos montados especialmente para la TV), operativos en las rutas y los testimonios de victimas, victimarios y allegados de cuanto crimen se tuviese noticia.
A José Keizer (rebautizado artísticamente como José de Zer) le tocó lo esotérico y encontró la veta en varias coberturas en la ciudad de La Plata.
Aunque todavía es memorable su nota con “el pozo que habla” en una zona de las afueras de la ciudad de las diagonales, la cuestión es anterior. A de Zer le asignaron la cobertura “por afuera” del caso Briant, el asesinato todavía impune de la profesora de inglés Oriel Briant, luego de desaparecer de su casa en City Bell. En el curso de esa cobertura de Zer protagoniza (porque asumió un rol protagónico y no el de mero relator) dos hallazgos. Uno fue la reconstrucción del hecho desde el supuesto secuestro de Oriel, su alojamiento en una caballeriza de Brandsen y su “sacrificio” ritual. Todo en base a suposiciones, trascendidos, versiones y alguna dosis de “teatralización” del propio cronista. Los familiares le hicieron juicio.
El otro - dando fundamento a su “reconstrucción” - cuando asegura haber descubierto que allegados al ex marido de la victima practicaban ritos esotéricos y arma toda una historia incluyendo el “sacrificio” de una gallina.
El olfato de de Zer funcionó a pleno: “esto esta para hacerla toda, pibe. Le pones un poco de esto y otro de aquello y chau”, resumía picaramente su formula durante los almuerzos (que algunas veces casi llegaban a la hora de la merienda) en el Círculo de Periodistas de calle 48 entre 5 y 6 o en la desaparecida parrilla “Mar del Plata”, frente a la sede de la Policía Bonaerense.
Los picos de rating tocaban los 50 puntos y allí el inefable José no solo descubrió una veta periodística, sino también a quien sería su gran amigo y casi lazarillo en sus últimos tiempos. Raúl “Yayo” Toledo, por entonces corresponsal de Canal 11.
Y vale una aclaración: de Zer hablaba con su camarógrafo en lo que fue una marca registrada: “seguime, Chango”, aludiendo a Carlos “Chango” Torres, su casi inseparable escudero con la cámara al hombro (foto a la derecha). Pero en alguna coberturas “hizo de Chango” otro cámara: Reinaldo “El Negro” Gómez, de la corresponsalía La Plata de Canal 9, que comandaba Raúl “El Flaco” Duana, quien también le tiraba letra a José sobre pozos habladores, pirámides energéticas, marcas en los sembrados y enanitos verdes, una genial invención de otro periodista televisivo al que solo mencionaremos como R.F.
El olfato de de Zer lo llevó a coberturas impactantes a nivel nacional como los casos de Maria Soledad, Giubileo y, también, las ya inefables crónicas del cerro Uritorco, los extraterrestres y yerbas por el estilo.
A mediados de los 90, el crecimiento de los canales 11 y 13 motivo a Alejandro “El Zar” Romay a redefinir su grilla y “Nuevediario” comenzó a caer en picada. Menos gente, menos salarios y a de Zer lo terminaron indemnizando… y se fue a descansar. Seguramente pensando como instalar la cadena de comidas rápidas o de panchos, que consideraba “un negocio brillante”.
Pero le empezó a fallar la memoria… y empezaron los temblores. Y cuando “Yayo” Toledo lo convenció de la consulta médica…la suerte estaba echada: Alzheimer.
Muchos recuerdan la vieja coupé descapotada de “Yayo” Toledo en el camino Centenario por City Bell, por Gonnet o Villa Elisa llevando como acompañante a un tipo envejecido 1.000 años que miraba el paisaje con ojos que descubren, como si fuese un pibe.
Casi todos lo saludaban con cariño y, mas que obvio, le hacían bromas sobre los extraterrestres. Pero José seguía mirando el paisaje y, solo a veces, saludaba como reflejo.
Fueron sus últimos días. Después vino una internación en una clínica neurosiquiátrica… y el deceso.
Una década después, con el resultado puesto, es más sólido afirmar que de Zer fue más un gran periodista, que un gran payaso. Aunque - a lo mejor - su intención haya sido otra…

11 comentarios

GUILLERMO dijo... @ 9:07 a.m.

GRATISIMO RECUERDO!!! FANTASTICO! GRACIAS.

Anónimo dijo... @ 3:29 p.m.

Excelente recuerdo de un grande en serio.
Coincido en el que el tipo era mucho mas que sus notas bizarras.
Sin lugar a dudas es una persona que marco y fue una gran influencia para muchas generaciones televisivas.
Muy buena nota.

Ñaco dijo... @ 12:36 p.m.

Cada vez que me acuerdo de De Zer se me viene a la cabeza el pozo que habla, algo realmente increíble.
En joda o no, hacia unos informes buenisimos y su estilo fue copiado por muchos.
La nota creo que es un digno homenaje. Bien ahí!

Anónimo dijo... @ 1:14 a.m.

me acuerdo de lo de los ovnis, se re notaba que era cualquiera.
la gente decía que era un bolazo, pero todo el mundo lo miraba.

Anónimo dijo... @ 5:26 p.m.

Sencillamente genial, un maestro. Para mí, nada que ver con la televisión basura. José De Zer fué único en su especie. Gracias por el recuerdo.

Anónimo dijo... @ 2:00 p.m.

Jose fue el primero en acercarse al chorro o al asesino mientras lo sacaban de la policia o juzgado para trasladarlo y le preguntaba al tipo "ud lo hizo?", "ud es el asesino?" "ud robo?"
Ante de él, los noteros y periodistas que estaban en moviles en vivo se limitaban a hablar a camara mientras la accion pasaba por detras de ellos, despues de José, todos empezaron a mover el tujes y a copiar su estilo directo de encarar esos reportajes unicos.
Jose: un grande que hizo escuela.

Anónimo dijo... @ 3:01 a.m.

su familia recuerda al camarografo ahora ya fallecido con cariño, por dejarnos el "seguime chango" que por los tiempos jamas se perdera por quedar esa frace tantas veces grabada en nuestros corazones.
tu familia que te recordara por siempre .....

Vanesa dijo... @ 11:41 p.m.

No sé si fue un grande del periodismo, la verdad es que nuestro país no se caracterizó nunca por ser la cuna de grandes periodistas, pero recuerdo a Jose de Ser con cariño, desde ya con todo respeto.

maxi dijo... @ 12:27 p.m.

mortal el pozo de la calle 76 o 73 , en la plata !

Anónimo dijo... @ 2:42 p.m.

nunca voy a olvidad a ese genio soy un vecino de la calle 76 que les obresia cafe se reunian en la puerta de mi casa eran tres carlos torres
juan carlos escobar y jose dezer y por la gentilesa me dejaban estar con ellos tres tipazos tengo una foto de ellos firmada que es mi gran recuedo....

alejandro ayos dijo... @ 12:40 a.m.

José te extraño en este horizonte valdío...

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
Clicky Web Analytics