En enero de 2001 comenzó "Megáfono" que, con la pretendida y escudante estética veraniega, se presentaba como el único ciclo de rock de la tv abierta. Emitido por América, empezó los domingos a las 21 hs. pero posteriormente pasó a los Sábados a las 20. El programa era un producto del "Grupo Kein", la productora de Daniel Hadad, y tenía directa relación con el fenómeno radial de La Mega (FM 98.3). Según aseguraba el Grupo Kein, "MEGAFONO busca convertirse en un verdadero show del rock nacional y su gente".
Lo cierto es que desde un comienzo se intentó mezclar muy torpemente el rock con una especie de mundo glamoroso habitado por modelos. Esto estaba propiciado ya desde la elección de sus conductores: Bebe Contepomi (rock), y la modelo Andrea Bursten (fashion). Además estaban como noteras la modelo Loly López y la actriz Cecilia Zambón. La idea de mechar cualquier contenido con imágenes de mujeres con poca ropa, además de ser vieja, no muchas veces llega a buen puerto. Igualmente, ya vimos los penosos resultados al intentar conjugar al rock con otro ámbito (como con el fútbol en "De acá"), pero en este caso el problema se agrava cuando se lo intenta unir al "mundo top", por que una cosa es mezclar música con fashion (recordemos "FashionxClotta") y otra bien distinta es frivolizar al rock para así hermanarlo con el mundo del modelaje.
"Yo, aunque tengo algo de hippie, también tengo algo de jacuzzi. No quería morirme de hambre y preferí mantenerme ligado a la música por el lado del periodismo" es la frase que decía en aquel entonces Contepomi con la cual parecía intentar justificar la extraña unión de rock y glamour.
En cada emisión de Megáfono tocaba una banda en tal vez lo más "rockero" del ciclo. Algunas secciones eran "salir a comprar" (algún famosos iba a una disquería y elegía sus CD's favoritos), "sin gamulán" (un músico mostraba la ropa de su placard y hablaba sobre su forma de vestirse), y "a rodar" (las noteras cubrían la presentación de alguna banda en el interior). Entre medio de las secciones fijas se mostraba el desfile de Giordano, modelos en la playa, eventos top y demás, todo musicalizado con rock nacional.
Tal vez una de las pocas imágenes conocidas por los lectores (por haber sido repetida en algún otro ciclo) y bastante simbólica, fue la de una entrevista de Contepomi a Andrés Calamaro (su amigo) realizada en una limusina que daba vuelta por Buenos Aires, un momento televisivo por demás olvidable.
Pero la temática del ciclo siguió mutando e, intentando ganar rating, terminó por desbarrancarse completamente. El rock fue perdiendo cada vez más espacio frente a las modelos y más precisamente frente a una parte en especial de su cuerpo. Así, el rock se volvió solo un marco que, desde la música o solo por los nombres, acompañaba a las mujeres. El paradigma de todo esto fue el inexplicable y sumamente bizarro campeonato de culos del rock nacional. Se trataba de señoritas vestidas solo con una tanga y una remera rockera, de espaldas a la cámara, mostrando sus atributos traseros y a la vez el nombre de alguna banda en la remera. "¿Cual te parece mejor?, ¿el de Ataque?, ¿el de Los Piojos?", preguntaba el Bebe e invitaba a los espectadores a votar por el mejor culo. Así de sencillo, de banal, denigrante y superficial. No se trataba ni siquiera de mujeres, casi ni se les veía la cara, eran solo culos. Y eso que Contepomi había asegurado al empezar el programa, y haciendo referencia al contenido del mismo, que "en este momento la gente quiere escuchar música con significado y letras, con contenido y sensibilidad".
Además de los ya citados desaciertos, el conductor nunca demostró facilidad para el diálogo, la reflexión y el manejo de los tiempos televisivos. Si, algo notorio en toda su carrera, una gran facilidad para hacerse amigo de los músicos, de esa manera conseguir cierta intimidad y abordar desde ahí los reportajes. O sea: el tipo logra meterse en lugares a los que no accede todo el mundo y mostrarlos, pero sus entrevistas no aportan mucho.
Lo cierto es que la manera de entender al rock por parte del programa y la productora se aleja, y mucho, de la postura contestataria y rebelde que tiene, y sobre todo tuviera en épocas pasadas, el rock como cultura y expresión. La actitud de Contepomi y cía. fue (¿y es?) la de banalizar y frivolizar al rock, mezclándolo con lo más superficial del mundo fashion, transgrediendo para mal los límites que tiene el género y la cultura que lo enmarca. Preocupándose por contar con quien sale un rockero antes que de hablar sobre la música en si; cuando se habla por más que siempre se lo anuncie de esa manera no todas la veces se trata de rock (Miranda!, La Mosca, etc.) y solo se aparecen los artistas de un solo sello (el que pone la plata). Por suerte el rock, el verdadero rock, es mucho más democrático.
"Ya estoy jugado, pero de todas maneras, mi carrera y mi dignidad no van a depender del éxito de Megáfono. Tal vez sí mi año", afirmó en su momento el Bebe. Su carrera continúa (es el conductor de "La viola") y la dignidad no se pierde por hacer un mal programa, pero el campeonato de culos del rock nacional plantea ciertas dudas sobre la veracidad de su frase.

10 comentarios

Anónimo dijo... @ 10:45 a. m.

Genial lo del concurso de culos! La creatividad de la TV argentina no cesa a la hora de mostrarlos. Desde los programas de cocina hasta los del futbol encuentran la forma de mostrar algun culo de vez en cuando para ver silevantan un poco el rating. Lo del campeonato me hace acordar al largo de pecho que hacian en el programa de la rocka and pop, aunque era otra epoca. Ahora es todo el dia mostrar culos, a nadie le desagrada mirarlos pero hay momentos y lugares para mostralos. Culo!

BB dijo... @ 8:20 p. m.

Lo mas extraordnario de este muchacho es su mandibula...

Anónimo dijo... @ 5:05 p. m.

Tuve la suerte de no ver esta bosta, increible que hayan dejado salir una cosa asi al aire. Pasen rock que de culos ya esta llena la tele!

Nico dijo... @ 8:20 p. m.

Bebe es el Tití Fernández del periodismo de rock, puro amiguismo y elogios, nada de crítica, cero creatividad. La Viola no es malo, pero está tan desaprovechando con ese paquete. Chicos y chicas quieren rock, pongan a alguien que conozca (como mínimo) todo el rock de los 70, Bebe apenas si conoce a las bandas de popart...

Shiva dijo... @ 11:57 a. m.

Jaja, ¿Celina Zambón no era la que se hacía la "chica dura" cuando conducía el Power 30 en MuchMusic?

Anónimo dijo... @ 1:55 p. m.

Siempre me parecio y me parece un tadado del culo (cuack) el Contepomi.... demas hay que decir que es un cheto de aquellos aunque diga que es "rock"... mepa que le va mas el Punchi-punchi que el chingui-chingui...

Anónimo dijo... @ 1:40 a. m.

"La actitud de Contepomi y cía. fue (¿y es?) la de banalizar y frivolizar al rock", gran verdad hay en esa frase viejo, excelente analisis

Hernán dijo... @ 11:37 a. m.

Bebe creció muchísimo como conductor y es agradable ver como va preparado -sabe qué preguntar- en las entrevistas incluso a artistas que no son de su palo.

Anónimo dijo... @ 9:35 a. m.

Hernán: jajajaja, preparado? lo único que prepara ese muchacho es la mándibula. Por favor, lo poco que sabe de rock lo leyó de wikipedia para repetirlo en los "informes" que hace. Genial lo de "artistas que no son de su palo": son todos! si al tipo le gusta la música electrónica.

Hernán dijo... @ 11:16 a. m.

Lo leerá de Wikipedia, pero por lo menos no queda pagando y puede repreguntar. Lo interesante es que sus notas no sólo se las hace a sus amigos -Calamaro- sinó a infinidad de artistas internacionales, donde siempre pregunta con criterio.

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
Clicky Web Analytics