Lo abrías, lo armabas y ya estaba listo para jugar, aunque después de un rato ya resultaba un embole. Un juego de bolsillo que sin duda logró el mayor acercamiento que pueda tener un niño con el golf (salvo para Tiger Woods).

3 comentarios

Lucho dijo... @ 8:50 p.m.

Yo lo tuve. Es cierto, al cabo de un rato te aburrías. Pero traía un papelito con las distintas combinaciones de campos que podías armar.

Anónimo dijo... @ 1:33 p.m.

De este no me acuerdo, mas o menos de que año es?

Gerónimo dijo... @ 12:18 p.m.

Los Pocketeers son de los 70, pero este en particular es de principios de los 80.
Saludos

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
Clicky Web Analytics